Hace algún tiempo dedicamos uno de nuestros artículos a explicar uno de los problemas de mayor gravedad a los que se puede enfrentar un médico dermatólogo en Madrid, como son los melanomas. Ya explicamos en su momento que el melanoma es un tipo de cáncer de piel cuyo mayor peligro es que puede extenderse con rapidez a través del  sistema linfático y afectar a otros órganos.

Debemos insistir una vez más en la necesidad de acudir periódicamente a la consulta de un dermatólogo en Madrid para que revise todos y cada uno de los lunares que podemos tener en el cuerpo especialmente los que tengan bordes irregulares o crezcan de forma inusitada. Pese a que comúnmente se haba de melanoma en singular, lo cierto es que existen diferentes tipos de cánceres de piel cada uno de ellos con características diferentes.

Un tipo de lunar cuya aparición debe comunicársele al médico cuanto antes es el llamado melanoma lentiginoso acral. Su característica principal es que suele aparecer en las palmas de las manos o de los pies y, en ocasiones, bajo las uñas. De tamaño y aspecto parecido a un lenteja, puede creer y metastatizar en  un plazo muy breve de tiempo.

Los melanomas más comunes son de extensión superficial, y su crecimiento es más lento que los citados anteriormente. Suelen aparecer en pacientes de entre 40 y 60 años con más frecuencia en las piernas de las mujeres y en el pecho o la espalda de los hombres.

El más difíciles de identificar porque su crecimiento se produce hacia el interior de la piel es el melanoma modular. Al menos, es una de las variedades de menor incidencia.

Acude a la consulta del Doctor Adolfo Álvarez Ramos para que te revise los lunares.