El picor en los genitales masculinos puede ser una molestia a la que pocas personas le pueden dar la importancia que tiene. Es importante que busques consejo en especialistas, pues, junto con las verrugas genitales masculinas, están muy asociados a infecciones de trasmisión sexual.

Debes tener en cuenta que el picor puede acompañar a otros tipos de lesiones dermatológicas, como por ejemplo: zonas enrojecidas, lesiones debidas a picadas de insectos o, como ya hemos comentado, verrugas genitales masculinas.

Cabe decir que el picor es muy común que acompañe a esos parásitos del vello púbico que habrás oído por el nombre de ladillas. Claro está que, aunque dejes de sentir picores, la enfermedad que los causa puede seguir allí, afectando a tu organismo y suponiendo un peligro para tu salud y la de los demás (sobre todo tus parejas sexuales). Es decir, debemos tratar el origen. Recuerda que si tienes una infección de transmisión sexual es posible que el picor sea lo único que notes, pero puede haber procesos que estén afectando negativamente a tu cuerpo y su funcionamiento. Por ese motivo es necesario acudir a ayuda profesional para que descarten las posibles patologías y orígenes de tus picores y te ofrezcan el tratamiento más adecuado para ti.

Es cierto que es un tema delicado, que puede darte vergüenza y con el que hay mucho tabú social. Sin embargo, te animamos a que no tengas miedo y dejes esos prejuicios de lado para tomar la decisión más adecuada: la de preocuparte por tu salud y buscar la ayuda y soluciones necesarias.

Por eso, supervisados por el Doctor Adolfo Álvarez Ramos, te ofrecemos una atención totalmente especializada e individualizada para tu caso. Todo basado en una relación profesional en la que la confianza, el trato humano y la efectividad componen sus tres pilares más sólidos.