Si estás buscando un buen dermatólogo en Madrid, lo acabas de encontrar.

El Doctor Adolfo Álvarez Ramos es un gran especialista en las enfermedades de la piel y de transmisión sexual. 

En el post de hoy nos gustaría hablarte de las verrugas en los niños. Como sabes, son unas manchas en relieve, normalmente de forma redondeada, que tienen una superficie rugosa y algo más endurecida que el resto de la piel y que pueden ser de color amarillento o ligeramente rosado. En los niños pueden ser como la cabeza de un alfiler o medir hasta medio centímetro de diámetro. Lo más frecuente es que las tengan en los codos, rodillas, manos y plantas de los pies. Aparecen y desaparecen de forma espontánea, pero si las tratas de forma adecuada, evitarás el contagio a otras personas y a otras partes de su propio cuerpo. 

El origen de las verrugas se debe a un virus, el papiloma, que es muy contagioso. Se difunde al entrar en contacto con lugares infectados, por ejemplo caminar con los pies descalzos por la piscina o los vestuarios de los gimnasios. Desde que se contagia hasta que se manifiesta sobre la piel suelen pasar de uno a ocho meses. Para eliminar las verrugas hay que sumergirlas durante unos minutos en agua caliente y después secarlas con una toalla. Después se debe cortar la parte más superficial con unas tijeras o frotar con piedra pómez. A continuación, aplicar una solución antiverrugas, procurando no tocar la piel circundante. Cúbrela con un esparadrapo. El tratamiento debe repetirse diariamente durante 20 a 30 días. Según la localización el tamaño y el número de verrugas será el dermatólogo en Madrid el que decida si es necesaria la aplicación de sustancias corrosivas o recurrir a la crioterapia.