Si no sabes distinguir cuál es tu tipo de piel, un buen dermatólogo en Madrid puede ayudarte a conocer mejor tu rostro y a mantenerlo con un aspecto joven y saludable durante muchos años.

Dependiendo de cómo se encuentre tu cutis, el dermatólogo en Madrid optará por realizarte un tratamiento u otro. Aunque cada tipo de piel tenga sus ventajas y sus desventajas, en las pieles grasas existen menos inconvenientes para que se produzca la aparición prematura de arrugas o líneas de expresión que en las pieles secas.

Al contrario de lo que ocurre con las pieles grasas, las pieles secas tienden a envejecer más rápidamente de lo normal. Esto puede deberse tanto a la falta de hidratación como al del grosor de la piel, que en el caso de las primeras suele ser mayor. Este tipo de pieles cuenta con una cantidad más abundante de lípidos, protegiéndola así de las agresiones externas como pueden ser el calor y con él los rayos del sol o el frío en invierno.

Pero tienes que tener en cuenta que, a pesar de ser menos propensa a arrugarse, no es inmune al paso del tiempo. Al tener más grosor y más peso debido a la grasa, un rostro con estas características tiende a tener más flacidez que la que tiene una piel seca. Además, el exceso de sebo que se acumula en pieles grasas hace que aparezcan muchos más brillos faciales, tus poros sean más dilatados y tengas problemas de acné.

Tu caso puede ser también una mezcla de ambas pieles, por lo que tendrías un rostro con la piel mixta. Este tipo de cutis suele acumular más brillos y poros dilatados en la llamada zona T, es decir, en nariz, frente y barbilla.

Así que, si quieres empezar cuanto antes a cuidar tu piel, en Doctor Adolfo Álvarez Ramos te ayudamos a conseguirlo.